Esquía con los más pequeños, ¡sin riesgo!

En: Consejos de skiman En: Wednesday, November 30, 2016

Ya tienes tus botas y tu ropa de nieve preparada, ya sabes donde vas a ir a esquiar pero, ¿qué hacemos con los más pequeños? Incentivar el interés por el deporte desde que son niños es fundamental, pero también es importante que lo hagan con la máxima seguridad. Continúa leyendo para saber cómo disfrutar al máximo en familia.

Edad

Para empezar, hay que tener en cuenta que los más pequeños tienen que tener una edad adecuada para que puedan empezar a deslizarse. Una buena edad para comenzar es a partir de los 3 años, o depende del desarrollo del joven, que tenga cierta autonomía y equilibrio y que sus huesos estén bien formados. 

Ropa

Tienen que utilizar un mono completo de buena calidad, que aguante las rozaduras y el agua. Lo idea es vestirle con tres capas de abrigo. Recuerda que debe estar protegido ya que es más sensible que un adulto y menos consciente de su propio cuerpo.

Si la temperatura es agradable, pueden utilizar un pantalón de esquí con peto siempre con un buen forro polar debajo.

Presta mucha atención a abrigarle bien las extremidades y zonas sensibles. Son indispensables los gorros para proteger la cabeza del sol, y un buen casco es elemental como protección. Unos guantes ligeros le ayudarán a agarrarse a los palos pero si hace mucho frío mejor que usen manoplas.

Un buen equipo

El material se puede alquilar. Suele ser: un par de esquís de plástico para niños, unos descansos blandos, fijaciones que no deben ser rígidas sino de cuerdas, y un par de palos pequeños. Al principio les costará, pero debes enseñarse a atarse los esquís con la misma facilidad con la que se atan los zapatos. Existen algunos esquís especiales sin taloneras o con una zona de dientes de sierra en la suela para evitar los deslizamientos.

Rodearse de otros niños

En las guarderías y parques de nieve pueden aprender rodeados de otros niños en un entorno adecuado para ellos. Si hay monitores, perfecto, lo recomendado es que den clases de dos horas para que no se cansen. Recuerda visitarlos de vez en cuando para que vean que les apoyas y no se sientan abandonados.

Ten presente que en muchas guarderías hay que pedir plaza con antelación.

Protección

Debes aplicarles crema solar de factor extremo cada dos horas mínimo. Que no se quiten las gafas de sol, que deben ser de buena calidad y con factor UVA total. Si ves que se las quitan, utiliza gafas de ventisca ya que la tira adaptable hará que no salten.

Saltando a la pista

Debes hacer que tus hijos adquieran una serie de hábitos, que conseguirán llevándolo desde pequeños a las pistas a que se familiaricen con la nieve, con los complementos, etc. Enséñaselo como un juego, que salga de él ir a esquiar para que no se lo tome como una obligación. También es recomendable enseñarle desde el inicio los hábitos de ponerse toda la equipación (guantes, gorro, gafas, protecciones…) y atarse bien todos los elementos.

Tras pasar, como hemos explicado antes, por las guarderías, empezarán por las pistas de debutantes. Así adquirirán los hábitos de coger un arrastre o más adelante una silla.

Recuerda que lo principal es que se diviertan, intenta en todo momento no agobiarles si no quieren realizar esquí o se lo tomarán como una obligación más. Recuérdales también que deben descansar.

Comentarios

Deje su comentario

Subir